viernes, 22 de mayo de 2015

Café de siempre

Tomar un café a media tarde. Ver la gente pasar. Imaginar en que trabajan. Como se llaman. Mientras que ellos están inmersos en sus idas y venidas. En la necesidad de ir corriendo y no disfrutar de lo que les rodea. Tomar un café en la misma cafetería de siempre. En la misma mesa de siempre. Pero cada día con una persona a la que observar diferente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario